Cultos a María Stma. de la Esperanza 2019

31

Descripción de la Nueva Orla de Cultos:

La orla de cultos de María Santísima de la Esperanza realizado por el diseñador malagueño Curro Claros, presenta una estructura formal que nos recuerda la imagen frontal de un trono mariano, en el que destaca por su tamaño el dosel, sostenido por dos columnas a modo de barras de palio que lo unen a una base a forma de cajillo.

A diferencia de otras orlas se ha utilizado un diseño que simula la labor de orfebrería en plata, acompañada de elementos de carey, marfil y telas bordadas.

​A primera vista destaca el dosel superior, con gran cartela central dedicada a María Santísima de la Esperanza conformada por elementos vegetales, rematado por ánfora que derrama elementos florales. Apoyados lateralmente en la cartela encontramos dos ángeles que portan bocinas, como anunciadores de los cultos a celebrar en honor de Nuestra Sagrada Titular.

De la base de la cartela surge otra de menor tamaño. En ella, como en el palio de procesión de La Señora, podemos leer nuestra invocación permanente “SPES NOSTRA”.

Estos elementos están sustentados en un arco rebajado del que pende una bambalina verde esperanza. de bordes curvos, profusamente bordada con generosos flecos dorados y cíngulos con borlones.

Completan el dosel dos torsos atlantes en escorzo que soportan elementos de orfebrería a modo de capiteles compuestos, rematados por semiarcos con hojas de acanto y centros de carey.

Además encontramos dos placas de carey a ambos lados de la cartela central, en cuya parte superior hallamos dos cartelas con referencia a las antífonas de la O, rematadas por macollas.

​La base, a modo de cajillo, hallamos un rectángulo de carey enmarcado por un moldurón hendido, rematado en ambos extremos por dos elementos cúbicos de fondo de carey y con ánfora se azucenas, que serán la base de las barras tenantes laterales.

En la zona central destaca una gran cartela con el escudo de la Archicofradía, orlada y rematada con hojas de acanto, con dos torsos de angelotes orantes, rememorando la antigua decoración del trono procesional de María Santísima de la Esperanza. Está rematada por pequeña cartela con otra de las antífonas de la O. Desde lavase parten dos rocallas de acanto, que sirven de base a dos torsos de ángeles luciferarios, que a modo de elegante arbotante iluminan la orla.

Hunden su raíz en una hoja de acanto curva rematada en macolla que llegando a la cartela central completa la decoración de la base.
​En los elementos verticales que a modo de barras de palio conectan la base y el dosel, encontramos tres cartelas con elementos estructurales decorativos y vegetales, seguidos en sentido ascendente de pirindola y rocalla con elementos de carey intercalados.

La cartela central de cada columna hace referencia a las sedes históricas de culto María santísima de la Esperanza, a la derecha San Francisco, actual se de la de la Archicofradía y a la izquierda San Roque, titular de la ermita y hospital de llagas donde Nuestra Señora recibió culto en siglos pasados. Dos cartelas en cada columna completan las siete antífonas de la O.

Las antífonas son frases breves, generalmente de la biblia que se rezan diariamente en la liturgia de las horas. En los 7 días, desde el 17 de diciembre hasta el 23 de diciembre, víspera nacimiento de Jesús, las antífonas de esos días son llamadas antífonas mayores del adviento, y comienzan con la exclamación “O” en latín, “Oh” en castellano, por eso san también conocidas como antífonas de la “O”. Todas hacen referencia al mesías que esperamos nombrándolo como “Sapientia” (sabiduría), “Adonai” (Señor), “Radix Iesse” (Raiz del tronco de Jesé), Jesé es el padre del Rey David y hace referencia a Jesús como raíz del tronco de los descencientes del Rey David, “Clavis David” (Llaves de David), que abren y cierran las puertas de reino, “Oriens” (sol que nace de lo alto), “Rex gentilum” (rey de los pueblos), “Enmanuel “ (Dios con nosotros). Colocando las iniciales latinas de cada antífona desde la última a la primera se puede leer “ero cras” que significa “mañana seré” o “vendré mañana”, teniendo en cuenta que estas antífonas se rezan del 17 al 23 de Diciembre, nos anuncian la Natividad de Jesús.